Universidad de Antioquia

U.de.A


LA REVOLUCIÓN EN MARCHA


ALFONSO LOPEZ PUMAREJO (1934-1938).


El gobierno de Olaya Herrera media todo un proceso de pedagogía de tolerancia, y fue el puente para llegar a una aclimatación del país hacia el liberalismo.

Durante las elecciones de 1934 el conservatismo asumía una confrontación con el liberalismo, debido a que en 1933 en las elecciones conocidas como de mitaca, la participación del conservatismo en Concejos, Asambleas y Cámara había quedado en una notable desventaja y minoría con respecto al liberalismo.

En la guerra contra el Perú, el presidente Olaya Herrera, buscaba a toda costa, al menos al comienzo, una salida pacifica al conflicto mientras que los conservadores cambiaron su posición de paz y se dedicaron a predicar la guerra a toda costa contra el gobierno peruano.

Alfonso López Pumarejo, a título personal entabla diálogos con el nuevo presidente del Perú, Óscar Benavides, quien reemplazó al dictador Sánchez Cerro, asesinado el 30 de abril de 1933. Gracias a esos buenos oficios se acuerda celebrar una conferencia en la entonces capital del Brasil, Río de Janeiro. Colombia nombra sus delegados plenarios y plenipotenciarios para resolver la contienda con el vecino país. Allí, finalmente se firmo el llamado Acuerdo de Río que puso fin al conflicto.

Aunque este acuerdo tuvo gran oposición en Colombia por parte de Laureano Gómez, aguerrido luchador y jefe del Partido Conservador, hispanista, enamorado de la cultura española, amante de su lengua, castizo escritor, elocuentísimo orador, a quien llamaban Él Monstruo. Y con toda su fuerza política y oratoria atacó el acuerdo y acusó al presidente Olaya de estar al servicio de los Estados Unidos. Adujo que Olaya estaba traicionando a Colombia con el acuerdo al tiempo que anunció una cerrada política de oposición al tratado.

Para las elecciones de 1934, el prestigio de Alfonso López Pumarejo se había acrecentado en forma considerable por la participación que tuvo en la resolución del conflicto con el Perú. Él fue entonces lanzado por el partido liberal, como candidato para ocupar la presidencia, por su parte el conservatismo se lanzó a la abstención electoral negándose a participar en los comicios.


GOBIERNO DE AFONSO LOPEZ PUMAREJO


El 7 de agosto de 1934 es elegido presidente Alfonso López Pumarejo. Éste político liberal, nacido en Honda (Tolima) en 1886, pertenecía a una adinerada familia de estirpe liberal, su padre, don Pedro A López fue propietario del Banco López cuya quiebra, ocurrida en los años veintes, fue motivo de escándalo. Alfonso tuvo una formación londinense y allí pudo conocer el pensamiento liberal y pragmático de la época. De modo que cuando se enfrentó a los problemas colombianos los enfocó con un criterio más cercano al reformismo que al clásico liberalismo económico, por eso planteó que las grandes diferencias sociales en Colombia tenían que ser reducidas, mediante la aplicación de un Programa liberal agenciado por el Estado.

Adujo que debía haber más intervencionismo estatal con el objetivo de limar las desigualdades, lo cual implicaba hacer una serie de cambios, para lograr los cuales contó con la ventaja de que en ese momento el Congreso era en casi su totalidad liberal. Lanzo pues la consigna de la “Revolución en Marcha” que consistía en lograr, utilizando medios pacíficos y constitucionales, las reformas y modificaciones de la estructura jurídico social que el país reclamaba y cuyo aplazamiento podría degenerar en una revolución violenta.

Constaba pues ese programa de las siguientes reformas:

- Reforma Tributaria
- Reforma Constitucional
- Reforma Educativa
- Reforma Laboral
- Reforma Penal
- Reforma Agraria

Reforma Tributaria: Su objetivo era dotar de recursos al Estado, para poder financiar y hacer viables las reformas de orden social que esta administración estaba prometiendo.

Esta reforma consistió en gravar las rentas de patrimonio y disminuir los gravámenes a las rentas de trabajo; replanteó y precisó el proteccionismo industrial incrementando los aranceles; tomó cuerpo en la ley 78 de 1936, que fue impulsada en el Congreso por el ministro Jorge Soto del Corral

Reforma Constitucional: Reorganizó el estado empezando por introducir el concepto de la función social de la propiedad, es decir que la propiedad tenia que servir a la sociedad y no solo al dueño de esta.

Estableció la expropiación con indemnización y por razones de utilidad pública y/o beneficio común (el estado podía tomar la propiedad particular sí le era necesario para algún uso de beneficio publico obviamente con una indemnización). Además el Estado quedó facultado para intervenir mediante leyes en la racionalización de la producción, distribución y consumo de las riquezas, y proteger a los trabajadores en su derecho.

También se estableció la posibilidad de revisar, fiscalizar, y garantizar la prestación de los servicios públicos y de transporte.

Recuperó para el estado la super vigilancia de la educación al tiempo que garantizó la libertad de enseñanza.

Consagró la Libertad de cultos. Aun cuando no pudo vencer a la oposición conservadora que logró mantener vigente el concordato de 1987 y a la iglesia católica como galante y directora del estado civil de las personas, lo que implicaba la prohibición del divorcio y el mantenimiento del matrimonio católico como único valido.

Determinó que el trabajo es una obligación social y que gozaría de especial protección del estado.

Estipuló la elección directa de los senadores y del presidente de la república
Participación de la mujer en la vida social y política del país

Se rectificaron las fronteras garantizando los derechos ciudadanos a los extranjeros que vivían en el país, no se perdía la nacionalidad colombiana por el hecho de vivir en otro país, los hijos de los nacionales nacidos en otro país podían ser colombianos.

Reforma Educativa: Cambió la orientación de la educación e introdujo las nuevas tendencias de la pedagogía, para lo cual introdujo métodos mas avanzados tanto en la enseñanza primaria como en la secundaria.
Se exigió títulos de idoneidad para el ejercicio de las diversas actividades
Se fomento la investigación.
Se creó la llamada “Ciudad Blanca”, ciudad universitaria en la cual se recogieron las diversas dependencias de la Universidad Nacional, así como las residencias universitarias que albergaron a los estudiantes de provincia.
De la misma manera se estableció la subvención alimenticia para los estudiantes de escasos recursos
Se permitió el acceso de la mujer a las carreras universitarias.
Se fomentó la investigación en las ciencias sociales.

Reforma Laboral: Se propició y fomentó la sindicalización y la creación de centrales sindicales de segundo grado. Fue así como el 1° de mayo de 1936 se creó la CTC (confederación de trabajadores de Colombia).
Se estableció la jornada de 8 horas
Se estableció el pago de las horas extras y el recargo nocturno, así como el descanso remunerado los domingos y días de fiesta.
Igualmente se adoptan medidas para proteger a la mujer trabajadora

Reforma Penal: Para la época la corriente llamada del positivismo penal, se encontraba a la cabeza de las tendencias en estas materias. Ella pretendía establecer la defensa de la sociedad atendiendo a fenómenos de orden diferente al estrictamente jurídico ya que pretendía indagar por la influencia que los factores ambientales, culturales y sociales, ejercían sobre el comportamiento de los individuos. Es decir buscaba los componentes sociales del delito.

Esta reforma se materializó en la expedición de los códigos penal y procesal penal de 1936 y 1938

Reforma Agraria: Fue Implantada por la ley 200 de 1936, conocida como régimen de tierras. La filosofía que la inspiraba era la de que la tierra debía ser de quien la trabajara. El ponente del proyecto en la Cámara de Representantes, Alejando López sostenía que era preciso ponerle fin a la lucha entre el hacha y el papel sellado, garantizando que la tierra fuera repartida en forma equitativa para garantizar el desarrollo del país.

Igualmente en lo relativo a las relaciones Iglesia Estado, López inicio un intento de reforma del Concordato con la Santa Sede. Igualmente se estableció una serie de medidas de orden económico que afectaba el patrimonio de la iglesia, especialmente lo relativo al Impuesto para la iglesia.


OPOSICIÓN

Estaba constituida, primer lugar, por los dueños de grandes compañías o haciendas, grandes terratenientes y, en general los sectores más poderosos desde el punto de vista económico y que se hallaban agrupados en la APEN (asociación de propietarios y empresarios nacionales.)

En segundo término, se encontraba la Iglesia católica, la cual utilizaba los púlpitos de los templos y los medios de comunicación de que disponía para atacar y desprestigiar al gobierno. Echó mano de su influencia en el sector educativo para agitar la creencia entre los jefes de hogar de que el gobierno pretendía inculcar en sus hijos sentimientos anticlericales e irreligiosos, para ello se creó la Confederación Nacional de Educadores Privados CONACED, fundada por el propio arzobispo, monseñor Ismael Perdomo en 1936.

En tercer término, se encontraba el Partido Conservador a cuya cabeza se encontraba el gran líder Laureano Gómez, quien para emplearlo como instrumento de lucha fundó, el 6 de agosto de 1936, el periódico El Siglo en el cual se dedicaba a atacar a todos los personajes del gobierno de ese entonces; igualmente el conservatismo creó la radioemisora "La Voz de Colombia" en donde hablaban todos los líderes de la derecha en contra de las reformas que liberalismo estaba impulsando en el Congreso.

En cuarto término, se hallaba el Partido Comunista, el cual también se dedicó a atacar al gobierno del presidente López a quien acusaban de oligarca y a sus programas, de meros sofismas de distracción para embaucar a las clases populares.

Finalmente, el líder liberal independiente, Jorge Eliécer Gaitán, intentó aglutinar todas las organizaciones de la izquierda liberal, para tratar de competir con López. Pero más que oponerse a él, terminó por aceptar ser Ministro de Educación de esa administración, en desarrollo de la cual adelantó programas para establecer el zapato y la sopa escolar.

Frente a tantos elementos opositores y con el ánimo de consolidar el terreno que había ganado en lo social, en el año de 1937, Alfonso López Pumarejo propuso una pausa en las reformas.

Pero, para comprender mejor la situación por la que atravesaba el país y el mundo durante este periodo, hay que mirar los cambios que se estaban presentando:

En los Estados Unidos, tras un largo periodo de abstención de poder, el Partido Republicano regresó a la Casa Blanca, en 1930, con nuevas ideas acerca de las relaciones entre el Estado y la economía.

Entre tanto, en Europa era la hora de los movimientos de la extrema derecha: en Alemania, en el año de 1933 el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes, llamado Nazi por sus iniciales en lengua germana, llevó al poder el 30 de enero, a su líder Adolfo Hitler. Éste representaba la variante teutona del movimiento fascista que, en 1922, Benito Mussolini había conducido hasta el poder en Italia. Igualmente, en el año de 1934, el Partido Nacionalista de Austria también de estirpe fascista había accedido al poder.

Mientras que en 1935, apareció el fenómeno político que más influencia tuvo en Colombia: La guerra civil Española. en la cual el pequeño movimiento fundado por José Antonio Primo de Rivera, Falange Española, había logrado aglutinar una amplia gama de fuerzas de derecha que se oponían a ala República, mientras esta se debatía en un mar inmenso de contradicciones ocasionadas por los diversos actores políticos que actuaban en su interior, tales como los anarquistas de diversos credos, los liberales, los socialistas de diversos matices, los comunistas, etc.

La guerra civil, sirvió de laboratorio para que los nazis y los fascistas probaran su poderío, que habrían de desplegar durante la Segunda Guerra Mundial. En esta guerra civil Francisco Franco logra derrotar el gobierno de la república española e implantar un régimen de terror que duro 40 años, hasta su muerte acaecida en 1975.

VER TALLER No.2.
(LA INDUSTRIA Y LA ECONOMÍA ENTRE 1930 Y 1945)

 

LA PAUSA DE LAS REFORMAS


Al final del período de gobierno de Alfonso López Pumarejo, éste propuso una pausa con el fin de consolidar las reformas, que implicaban cambios muy sustanciales en el país con el propósito de darle unidad y fortaleza a la nación, por medio de su institucionalización materializando dichas reformas en entidades que se encargaran de sacarlas adelante.

Dicha institucionalización Había empezado con la aparición de entidades como el Banco Central Hipotecario previamente creado en el gobierno de Olaya Herrera, que se orientaba hacia la construcción de viviendas sobre todo para los campesinos.

Fue de esta manera como para el periodo electoral que debería conducir a la elección del sucesor de López Pumarejo en 1938, el partido liberal presentó como único candidato a Eduardo Santos Montejo, mientras que el conservatismo persistía en su táctica abstencionista. Santos era un liberal moderado, para algunos demasiado centrista, “tibio”; Pero, si bien es cierto, el doctor Santos no era un audaz reformista de la talla de López Pumarejo, no era en manera alguna ni un hombre de derecha ni, mucho menos, un conservador. Por el contrario, su credo liberal estaba alimentado por una profunda sensibilidad social y una clara visión acerca de la necesidad de consolidar el intervencionismo estatal como una manera privilegiada de lograr los cambios estructurales que el país reclamaba.

De modo que fue pues al doctor Santos a quién le correspondió llevar a efecto la mencionada consolidación institucional; creó así el presidente Santos durante su administración, el Instituto de Crédito Territorial, para complementar la labor del Central Hipotecario; pero no se detuvo allí. Por el contrario estableció el Instituto de Fomento Industrial IFI, que tenía por objeto otorgar préstamos y asesoría técnica a nuevas empresas, promoviendo el crecimiento industrial; el Instituto de Fomento Municipal INSFOPAL destinado a estimular la creación de acueductos y alcantarillados de país.
888
Adelantó las conversaciones con la Santa Sede que habían sido iniciadas por López Pumarejo para la reforma del Concordato y lograr así un acuerdo internacional, pese a que el conservatismo se oponía a cualquier modificación.


Santos enfrentó la situación crítica de su período, con el desarrollo de obras públicas, construyendo carreteras y promoviendo el desarrollo urbano de las grandes ciudades a partir de nuevas construcciones en ellas, el establecimiento de redes de alcantarillados y pavimentación de vías. En esta época la ciudad de Medellín se caracterizaba por ser la capital industrial pues desde un principio se desarrolló aquí fuertemente la actividad minera, el comercio y las plantaciones de café, además que los habitantes de la urbe eran muy ahorradores, metódicos y su actividad manufacturera estaba muy favorecida por la buena inversión que ponían en ésta.

El gobierno de Santos se caracterizó además por ejecutorias como la unificación de la deuda interna, la reanudación del pago de intereses por la externa, la devaluación del peso, el establecimiento del descanso dominical y festivo remunerado, la creación de tribunales de arbitramento para los conflictos obrero patronales, la organización del ministerio de trabajo, impulso a la educación publica, la fundación de la Radiodifusora nacional y la creación de la escuela de policía General Santander.

El período del presidente Santos fue afectado por la segunda guerra mundial que comenzó en 1939 y dio fin en 1945, hecho que implicó serios traumatismos para el comercio internacional, ya que los países en guerra no estaban en la capacidad de recibir y suministrar productos; Esto conlleva a la necesidad de volver a sustituir las importaciones forzando a la industria Colombiana a crear los productos necesarios. Esta circunstancia, si bien en comienzo bastante incómoda y traumática, a la larga tuvo un efecto benéfico debido a que generó la obligación de adaptarse a circunstancias difíciles y gracias a ello hubo alguna diversificación industrial con la creación de nuevas empresas, tales como la industria petroquímica, de nylon, la siderúrgica que se inicio años más tarde, y el desarrollo de la industria textil la cual tuvo más apoyo. Claro está que los más altos niveles de recuperación de la industria solo se presentaron después de la segunda guerra mundial, cuando el país recibió una nueva oleada de inversión extranjera para la implantación de nuevos centros de industrialización, como es el caso del desarrollo de Bogotá, Valle del Cauca, Barranquilla, entre otros, debido a que, por su ubicación geográfica, se podía implementar muy bien el comercio por los puertos y ferrocarriles.


Entre tanto, los Estados Unidos, que en la época de la confrontación bélica, sostenían buenas relaciones con el presidente Santos, proclamó una lista negra de países enemigos encabezada por los países nazis y sus simpatizantes, así como de personas o empresas que tenían negocios con los alemanes, italianos y japoneses; Laureano Gómez quien simpatizaba con el eje y el régimen fascista español, y en el plano interior fue férreo opositor del presidente, se vio obligado a aminorar su agresividad contra Santos y dejar de atacar a los Estados Unidos para evitar líos con el suministro de papel e insumos para su periódico.

Terminando el período del presidente Eduardo Santos se presentaron varios incidentes y altercados con la oposición. Un ejemplo de esto fue la llamada Matanza de Gachetá; En este pueblo, mayoritariamente conservador, hubo una pelea entre policías que pertenecían al partido liberal y los habitantes, que dejó varias personas muertas. Éste fue un hecho de orden público y no político, aprovechado por Laureano Gómez quien desató un escándalo en su periódico afirmando falsamente que todo este hecho lo había ordenado el presidente Santos.

Por esta misma época se había formado el Frente Popular, conducido por el Partido Comunista, quienes intentaron una alianza con Santos para combatir los brotes de fascismo existentes en el país y que constituía una réplica de el bloque aliado que operaba en el orden internacional para enfrentar a las potencias del Eje Roma - Berlín - Tokio, situación que se sumó otra crítica de Gómez en contra del presidente asumiendo que los liberales eran todos comunistas, complicando la situación del país y poniendo en entre dicho la labor del mandatario.

Se acercaban nuevas elecciones, las cuales se caracterizaron por la extrema polarización del ambiente político toda vez que el conservatismo y los sectores más retardatarios del liberalismo. Los mismos que se habían opuesto a las reformas de la Revolución en Marcha, apoyaron la candidatura del liberal disidente Carlos Arango Vélez, quién compitió por la presidencia con el expresidente Alfonso López Pumarejo el cual fue convencido de lanzarse de nuevo como candidato ya que tenía una buena imagen popular por los logros alcanzados en su mandato anterior. No obstante sobre el proceso electoral y sobre la propia figura de López Pumarejo, se cernía amenazante, la figura y el verbo encendido de Laureano Gómez quien no quería verlo de nuevo en el solio de Bolívar, razón por la cual no escatimó esfuerzo para entorpecer las elecciones, hasta tal punto de proponer en su contra un atentado personal .


EL FINAL DE LA REPÚBLICA LIBERAL

Alfonso López Pumarejo llegó a la Presidencia de la República para un segundo período, de 1942 a 1946, porque contaba con el prestigio popular que le daba el haber realizado el mejor gobierno del siglo XX en el país, por eso tuvo bastante apoyo de la multitud; pero este nuevo mandato de López Pumarejo no logró los niveles de satisfacción del primero debido a varios problemas que se presentaron en la coyuntura, tanto nacional como internacional.

El primer bloque de dificultades para el presidente López, estaba constituido por el frente familiar, pues su esposa, doña María Michelsen se hallaba enferma de cáncer, lo cual ocasionaba permanentes viajes del mandatario al exterior en procura de atención médica especializada; mientras su hijo Alfonso López Michelsen protagonizaba una serie de escándalos por sus negocios particulares, para el logro de los cuales había aprovechado, al decir de Laureano Gómez y de los miembros de la oposición, su condición de “Hijo del Ejecutivo”.

En esa condición, López Michelsen consiguió negociar una serie de acciones de la empresa cervecera holandesa Handell, las cuales permanecían inmovilizadas en el mercado internacional a raíz de la proclamación de la ya mencionada lista negra, por pertenecer a un país dominado por el régimen Nazi de Alemania. Igualmente, el abogado López Michelsen, logró, obteniendo de ello enorme y particular beneficio, que el ministro Araujo, de Hacienda, expidiera en tiempo récord de 15 días una resolución por medio de la cual el gobierno autorizaba la venta de la empresa “Trilladora Tolima” que pertenecía a un ciudadano alemán, de nombre Hans J. Von Mellenthin, al Banco Comercial Antioqueño (originalmente, Banco Alemán Antioqueño), pese a tratarse de bienes situados fuera de comercio, por razón de la guerra. Todas estas negociaciones, hábilmente aprovechadas por Laureano Gómez y la prensa opositora, le causaron un gran desprestigio al presidente.

El segundo asunto enojoso para la administración López, tuvo que ver con el llamado caso Mamatoco.

Mamatoco es una ignota población del departamento del Magdalena; de allí era oriundo Francisco A. Pérez, exboxeador que había sido entrenador físico y deportivo al servicio de la Policía Nacional y quien publicaba en Bogotá un periodiquillo amarillista denominado La Voz del Pueblo. A él le apodaban con el nombre de aquella población.

Las razones reales de la muerte de Mamatoco no se supieron ni se sabrán nunca, pero entre las varias hipótesis que circularon en su momento, se dice que el “periodista” conoció los hechos que rodearon la comisión de un crimen en una plaza de barrio, cometido por unos policías. Mamatoco pretendió extorsionarlos, amenazándolos con publicar sus nombres, razón por la cual le dieron muerte el 15 de julio de 1943.

Los autores materiales del crimen contra Mamatoco, fueron el subteniente de la policía Santiago Silva Silva y los agentes Oliverio Ayala y Rubén Bohórquez y el autor intelectual fue el mayor de la policía Luis Carlos Hernández Soler. A quienes el jurado de conciencia halló responsables. No obstante Laureano Gómez aprovechó el incidente para fraguar un novelón según el cual Mamatoco estaba en antecedentes de los amoríos de uno de los hijos del presidente con la mujer de un embajador y habría pretendido chantajear al gobierno para obtener beneficios o prebendas, por lo cual el propio López Pumarejo habría ordenado su muerte. La persistencia de Gómez en las calumnias periodísticas, pese a haberse efectuado por el Congreso de la República una investigación y haberse fallado, por la Administración de Justicia, un proceso penal que halló autores materiales e intelectuales, condujeron a la detención del líder conservador en febrero de 1944, lo que originó una violenta reacción del conservatismo que salió armado a las protestas callejeras y ocasionó serios disturbios de orden público, hasta lograr la excarcelación de su conductor.


Claro que todos estos trastornos tenían un fundamento en la realidad económica y social por la cual atravesaba el país, como quiera que la situación no estaba en su mejor momento, a pesar de los halagüeños índices del saldo de la balanza de pagos, el aumento en las reservas de oro y de divisas en el Banco de la República. originados en las dificultades para importar mercancías. Pero la producción registraba un crecimiento excesivamente lento

Es así como entre 1939 y 1943, el ingreso per capita bajó de 322 a 317 dólares y a solo 300 dólares en 1944. Entretanto, la economía había pasado de un crecimiento del 2,2 %, en 1940 a un 0.4% en 1943 y en 1944 los principales sectores apenas si alcanzaban los niveles de producción de 1939.

Con la guerra y, especialmente con el ingreso de los Estados Unidos a ella, se vieron seriamente afectados los canales de comercio y transporte internacional, la comercialización del café en los mercados europeo y norteamericano, así como el suministro de maquinaria y equipo para el país.

La respuesta para estos traumatismos la dio el gobierno del presidente López mediante decretos extraordinarios que intervenían la economía en el ramo de la industria cafetera y controles de transporte, organización del comercio exterior y fortalecimiento de los sistemas de regulación de importaciones que configuraron el marco general de una economía de guerra.

Por eso no es de extrañar que hubiese motivos de inconformidad y agitación, que la opinión publica se tornara susceptible y se convirtiera en presa fácil de los agitadores de la posición que no desperdiciaban oportunidad para atacar al gobierno. Fue así como los disturbios y atentados empezaron a menudear sin respetar ni siquiera el recinto de la Catedral primada adonde fueron halladas dos bombas minutos antes de que se hiciera presente el presidente López.

El 12 de junio de 1944 el mandatario viajó a Pasto, y en medio de manifestaciones de hostilidad fue apresado por tropas al mando del coronel Diógenes Gil quien pretendió dar un golpe de estado. Pero los conspiradores flaquearon a último momento, lo que implicó a el fracaso del golpe. Entre tanto en Bogotá el designado Darío Echandía asumió el poder y se encargó de buscarle salida al asunto y lograr la libertad del Presidente de la República, quien, no obstante, pasó preso todo el día, antes des ser liberado por un piquete de soldados leales. Más tarde habría de saberse que en Colombia operaban partidos nazis con sede en Barranquilla, y que Laureano Gómez había estado involucrado en la conspiración, por lo cual el jefe conservador optó por refugiarse un tiempo en España.

Todos incidentes, sumados al drama personal originado en la enfermedad de su esposa, condujeron al presidente López a presentar la renuncia al cargo en el año de 1945. Con su renuncia, el Congreso pasó a elegir como presidente a Alberto Lleras Camargo para que terminara el período.

Surgió en esta época Jorge Eliécer Gaitán (1898 ó 1900 a 1948), abogado graduado en 1922, en la Universidad Nacional, donde obtuvo la Magna Cum Laude con su tesis “Las Ideas Socialistas en Colombia”. Ganó una beca para estudiar en Italia con el maestro Enrico Ferri, a la sazón la principal autoridad en materia de derecho penal. Allí obtuvo también mención honorífica (el premio Enrico Ferri) con su tesis sobre La Premeditación.

Al regresar a Colombia, fue elegido a la Cámara de Representantes, donde investigó la matanza de las bananeras, que había sido negado por el gobierno y la prensa oficial, aduciendo que si hubo tal suceso y llevando los huesos de los muertos al Congreso, con lo que ganó prestigio; Fundó la UNIR (Unión Nacional de Izquierda Revolucionaria) y fue, primero Alcalde de Bogotá y luego Ministro de Educación. Gaitán quería ser presidente, por lo cual él había empezado anteriormente a atacar a López verbalmente y a plantear la existencia de un país político, que se preocupa solo por los cargos públicos, y un país nacional, que estaba conformado por el pueblo; Él mismo dijo que el Estado había sido siempre dirigido por una oligarquía (los mismos en el poder) y aseguró que la lucha no era entre partidos sino entre oligarcas y pueblo. Para el siguiente período de presidencia, en las elecciones se enfrentarían tres candidatos: Jorge Eliécer Gaitán, Gabriel Turba y Mariano Ospina.


LEER LOS DOCUMENTOS:
“LA REVOLUCIÓN EN MARCHA”
“LAS GRANDES REFORMAS LIBERALES”

VER TALLER No.3
(Historia de la Industria colombiana de 1930 a 1968, por Alberto Mayor Mora . Nueva Historia de Colombia. Tomo V. Ed. Planeta)


|I| |N| |I| |C| |I| |O|