Universidad de Antioquia

U.de.A


6. El régimen de Santander


La Convención Nacional eligió el 9 de marzo de 1832 al general Francisco de Paula Santander para ocupar la presidencia de la Nueva Granada, hasta que empezara el primer cuatrienio constitucional. En octubre de 1832, Santander se posesionó como presidente. Inicialmente de manera provisional, pero en 1833 comenzó un período regular de cuatro años, en los cuales desarrolló un estilo de gobierno autoritario y liberal al mismo tiempo.

Santander, "el hombre de las leyes", como muchos liberales, reconoció la necesidad de un gobierno central fuerte una vez hubo ocupado su cargo y se vio ante la tarea de imponer su política. Su gobierno se caracterizó por el orden, la economía y la honestidad en el manejo de la hacienda pública. En el proceso de construcción del Estado, consideró a la Iglesia un poderoso rival y trató de reducir su poder. Durante su última dictadura, Bolívar había llegado a la conclusión de que necesitaba el apoyo de las tradiciones y el clero católico para gobernar a Colombia; Santander, por el contrario, condujo a Colombia por un sendero más laico, recortando la jurisdicción de los tribunales eclesiásticos, creando cementerios no católicos y promoviendo escuelas laicas. Aunque se presentaron roces con el nuncio a propósito de patronato, las relaciones Iglesia-Estado fueron armoniosas en términos generales.

En materia económica, Santander equilibró el presupuesto, controló el gasto público y abolió los impuestos de la alcabala y derecho de explotaciones. Fomentó la industria , ofreciendo privilegios especiales a los empresarios para establecer fábricas de vidrio, loza, papel y textiles de algodón. Se preocupó por la explotación de las minas de hierro de Cundinamarca y Boyacá, iniciando su explotación en Pacho, con concesiones a empresas inglesas y francesas. Pero ni el incremento de los aranceles, ni los privilegios especiales tuvieron efectos notables en el fomento de la industria doméstica. Su insistencia en oponerse a la reducción de los impuestos y su vigilancia a la nómina del gobierno y otros gastos oficiales aflojó sólo a favor de la inversión estatal en la educación. Durante su presidencia, el número de niños que asistían a las escuelas primarias del Estado pasó de 17.000 a más de 20.000; también se aseguró que se abrieran nuevas escuelas secundarias y pretendió poner punto final a la enseñanza dogmática de fundamentación escolástica.

También fomentó la agricultura y la exportación de algunos productos principalmente el tabaco, el algodón y el café. La producción de tabaco fue un monopolio del Estado; se sembraba en las regiones de Mariquita, Popayán, Pamplona, Casanare y Veraguas; existió una factoría en Ambalema para la compra de la hoja. En cuanto al café, las primeras exportaciones de café con destino a los mercados internacionales se iniciaron en 1835.

Otro aspecto que interesó a la administración Santander fueron las vías de comunicación, como lo fueron el inicio de gestiones diplomáticas para abrir una línea interoceánica a través del istmo de Panamá

Finalmente, Santander trató de dictar al país la elección de su propio sucesor: el general José María Obando. Los políticos civiles se pusieron en guardia contra los peligros del militarismo y el caudillismo, y se resistieron a las presiones de Santander, El general Obando tenía una reputación ambigua, pues aunque era un héroe de las guerras de independencia, también era acusado de ser el responsable del asesinato de Antonio José de Sucre, el general favorito de Bolívar. De modo que fue un civil el elegido, José Ignacio Márquez, quien gobernó entre 1837 y 1841.


volver

|I| |N| |I| |C| |I| |O|