La historia clínica, tiene fundamentalmente siete “capítulos” que inician con la identificación del paciente, y continúan con la anamnesis, los exámenes (físico, estomatológico, radiográfico, específicos de tejidos blandos y duros y complementarios), diagnóstico(s), pronóstico, plan de tratamiento hasta terminar con el consentimiento informado.