Cartas de Control

Las cartas de control, son una de las principales herramientas de calidad, porque permiten monitorear los procesos de forma tal que posibilitan su estandarización, la evaluación de la mejora o del empeoramiento del mismo, la estabilidad y también la predicción del futuro inmediato según las tendencias actuales de las variables objeto de estudio. Además las cartas pueden usarse con variables continuas o con atributos, en conteo por unidades o por lotes, incluyendo por ejemplo cartas de control de proporción de defectuosos.

Walter Shewhart propuso las cartas o fichas de control, las cuales hoy han desplazado en gran medida los métodos tradicionales de muestreo sobre el producto final.

La carta de control es un gráfico bidimensional, que muestra el valor alcanzado por una variable (eje Y) con respecto a diferentes momentos en el tiempo (eje X) y tiene una estructura básica, conformada por una línea central (LC), un Límite Inferior de Control (LIC) y un límite superior de control (LSC).

La carta de control representa la variabilidad y la tendencia central de la variable. En el caso más simple, la llamada carta de unidades, nos presentará los valores que se miden en un elemento en el momento 1, y sucesivamente en otro elemento en el momento 2, etc.

Objetivos de las cartas de Control

Las Cartas de Control pueden usarse para los siguientes objetivos:

Estandarizar un proceso.

Verificar si un proceso es estable o está bajo control estadístico.

Inferir la tendencia futura del proceso.

Evaluar si un proceso está mejorando o empeorando.

Mejorar un proceso.


Precontrol

El precontrol no hace parte estrictamente de las cartas de control, pero ayuda a su comprensión y lo más importante, constituye un método para controlar un proceso. Durante el precontrol, el operario toma las decisiones a partir de la información entre 2 muestras consecutivas tomadas cada cierto tiempo, de la siguiente manera:

La tolerancia de la variable se divide en 4 zonas iguales:


El operario tomará 2 muestras consecutivas 1 y 2 y tomará las siguientes decisiones según los valores obtenidos en cada muestra:

El proceso continuará normalmente sí: Las muestras 1 y 2 caen en la zona verde.

Una de las muestras cae en la zona verde y otra en la zona amarilla.

El proceso será objeto de ajuste si Ambas muestras caen en el mismo lado de la zona amarilla.